lunes, febrero 14, 2005

Februarius

Este segundo mes del año está seco. Frío. Las letras no fluyen, el aliento a tinta lo tengo pastoso. Ni siquiera con pasta dental logro readecuar mis papilas. He querido corregir escritos del pasado y creo que desarrollé una animadversión contra mis antiguos hijos. Espero no me levanten una demanda por faltar a la manutención de los mismos. Las musas inseminadas y paridas, madres de estos fetos, están gordas y feas. Abominables como pegarle a la madre propia. Recurrentes. Estoy varado en este viaje a Ítaca. La ira de Poseidón tiene opacada la bondad de Alcinoo. ¡Qué alguien me ayude! ¿Sabe cualquiera de ustedes el número de número de celular de Nausicaa?

Edwin Enrique Soria Juárez